sábado, 22 de mayo de 2010

El Arte de las Correcciones

.. o también; "Crisis on infinite corrections."

Más de una vez, algún cliente; me ha llevado por el emocionante vaivén de no saber a donde vamos. Aún con todo, no soy reacio a las correcciones; por el contrario, es gratificante ver que un trabajo bueno se vuelve excelente.

Tal vez el único problema con ello, es que el cliente no sepa a donde dirigir las mismas; resolviendo a tientas las inquietudes o errores que ve o prevé. Si el ilustrador (¡sip, yo!) está dispuesto y remunerado; el proceso puede seguir hasta que el cliente lo deseé. (A veces por meses.. sí, si me ha pasado.)

Me gusta dibujar, creo que soy bueno, muy bueno. Me gusta corregir; creo que también soy bueno en ello. Y cuando me contacta el cliente con sus correcciones; pues muy regularmente la respuesta es "ok, ¿para cuando lo necesitas?" y se hace y yap.

Pero entiendo, y muy bien; que el cliente pierda seguridad. Es un proceso natural.. pidió una cosa y obtuvo algo que no se imaginaba. Es comprensible desesperarse.

No es nada malo, pero aquí les tengo un consejo, clientes turistas en mi página: Es mucho más fácil, rápido y eficiente, que sepan lo que quieren en un principio. Nos llevará por buen camino que sus correcciones sean contundentes, que los comentarios sean exactos y evidentes. Nos llevará a buen término y estarás contento con el resultado.

Por la manera en que funcionan los despachos de publicidad, regularmente un vendedor (agente, promotor.. vaya; muchos nombres para un puesto que no tiene que ver con diseño y/o ilustración); es quien cierra contrato con el cliente. El fue quien, con el cliente; acordó tiempo y paga.

Regularmente la persona lleva la requisición al despacho, quienes evalúan el proceso y asignan el trabajo. Es un buen proceso, y eficáz; puesto que el cliente solo habla con una persona.

El único problema, es justamente en las correcciones; puesto que siempre es trabajo y tiempo no contemplado.

Es por eso, que, en mi opinión; se cierre contrato con el cliente: Tomando en cuenta también las correcciones. Es mi única petición.

correcciones


Para muestra, un proceso y sus correcciones. Hay que notar que de la tarea a realizar (reyes magos), se boceta con el estilo usando solo uno. De ahí en adelante vienen las correcciones hasta llegar a los últimos pasos.

También notarás que hubo un momento (cuando ya aparecen los reyes juntos), en que el cliente estuvo satisfecho con el trabajo. Pero notarás también (cuando cambian radicalmente de estilo), que hubo un "alguien" (a veces no es el cliente, sino alguien externo.. un asesor, un agente, otro ilustrador, el despacho.. etc..) que pidió modificaciones en un avanzado estado del proceso. Eso es justo lo que ocasiona problemas, pues hay que regresar y pagar dinero y tiempo perdido.

Ésta situación, regularmente lastima mucho más al cliente, puesto que no está acostumbrado a recibir algo que no se está imaginando.

Cabe decir que la imagen que uso en éste tema, es para ilustrar el mismo. El proceso no fue engorroso, ni tampoco se dejaron cosas de lado.. la uso porque tiene una gran cantidad de correcciones. :)

Ok, es mi opinión en un amplio tema; ¡saludos!