domingo, 13 de abril de 2008

bocetos de cuadernos

Es increíble tener un cuaderno cerca cuando las cosas se ponen aburridas... o tensas, o hilarantes. Cuando uno está en la escuela y pues estás solo contra el conocimiento, no hay nada más gratificante que expresarte en tu cuaderno. Sip, justo ahí, donde deberían estar tus apuntes, tu aportación a tan interesantes temas filosóficos. yeah!!!

Ok, anexo imágenes de cuadernos en distintas situaciones, gracias a las supertecnologías del s. XXI, también anexo comentarios del DVD.

* * *

boceto

Ok, hay algo molesto en esperar... no es solo el hecho de estar esperando. El problema es cuando en teoría una persona está atendiendote y en teoría no tendrías que esperar.


Asi que estaba yo esperando en recepción y mientras dibujando. Hice al superchef que está arriba en la imagen. Cuando lo terminé (lo cual no fue tan rápido) empecé a desesperar, así que tapicé de palabras no muy gratas mi hoja de cuaderno (¿alcanzas a ver?)


Cuando terminé de mi dibujo, y de las groserías; me acerqué sonriente a recepción para preguntar si ya estaba fulano de tal... y no, por mucho que lo escuche no me acostumbro a esa respuesta: "- ¿a quien venías a buscar...? - A fulano de tal... usted me dijo que esperara... - ¡Ah! sí, en un momento..." Bueno, es impresionante la velocidad con la que se olvidan de ti, y de que no estas ahí esperando por gusto.


* * *


boceto

Ah, sí me gustó como quedo. También estaba esperando, aunque no fue una eternidad, ni tampoco fue tan desagradable... tomé una copia xerox y comencé a darle con una pluma BIC, sí, justo de esas que se emplastan luego luego y que permiten hacer un batidero interesante. La verdad si me causa un placer morboso ese olor a tinta y papel, y cuando las puntas de los dedos tienen manchitas de tinta y manchas todo lo que tocas.


Algo interesante de rayar hojas de copias, es que puedes aprovechar, como en la imagen; las líneas que delatan una copiadora sucia o con un rodillo que no avanza muy bien. También aprovechar los dobleces donde hay poca tinta, gracias a que el calor no fue el suficiente y no permitió que la tinta de la copiadora tuviera la adherencia adecuada.


El único problema es que la cola del león no alcanzó a estar en la hoja... es una lástima.


* * *


boceto

No hay nada muy extraordinario en ésta versión de Spiderman. Y la coloreo solo como curiosidad... a ver que pasa.


boceto a color

Ya se ve... bueno... no mejor, pero sí diferente. Realmente los bocetos de cuaderno no están predestinados a ser coloreados del todo. Esa apariencia sucia y poco acabada es lo que les da interés.


* * *


boceto

Cuando de plano las clases se ponían muy rudas; pachequeaba descaradamente. Tratando de hacer algo tipo Arturo Rivera... aunque claro, sin el genio, ni las herramientas, ni la intención... pero que se viera bien locochón. Y casi siempre funcionaba, cuando alguien lo miraba ya decía: "uuuuts, starrelooooco..."


La verdad es bien divertido cruzar líneas convencionales con rayones de cuaderno. No son para nada obras de arte, pero uno se siente artista. No creo que estén en alguna galería en el futuro, pero siempre raya uno como si en eso se le fuera la vida. Aunque las ideas van implícitas, no está de más reafirmar en cada rayoncito que piensas algo, y muy probablemente llevas a cabo una revolución secreta; una revolución de rayones en tu pared.


A continuación más rayones revolucionarios.


boceto

boceto

boceto

boceto

Éste último boceto es especial, pues un día estaba de simple (rarísimo...) y empecé a rayar cosas que hacía hace años... ya sabes, un personaje de alguna historia, o la forma en que dibujabas en ese entonces... y la magia se dió cuando también rayó el dajeko y el serafín.


Algunos detalles hilarantes de la imagen anterior: "El Teplo del Teror" Así titularon el dajeko y el fer a su superhistoria con Indiana Jones. Un diálogo que todavía me saca lagrimas de la risa, es de cuando Indy está huyendo de la piedrota y grita: "¡Miren, un hueco... y está hueco!" Después nuestros protagonistas se refugiaban en el hueco, que estaba hueco. Un clásico... hay una explosión atómica en el fondo, y para reforzar la narrativa, una ratita en primer plano piensa: "pobres."


Una página más de la onda retro:


boceto

Vaya, checa lo supercliché de cada uno de los rostros... Sip, son las ideas de secundaria de "hacer un videojuego," "hacer un cómic..." La cereza del pastel son los nombres: Dannagar, Ashler, Mack, Nhest...


También en la imagen anterior tenemos un detalle hilarante. Cuando tomé por primera vez un taller de cómic (1997) me daba mucha flojera terminar los cómics, así que agregaba una viñeta al final de la página (aunque la historia apenas comenzara) que decía: "En eso el planeta gay explota destruyendo el universo conocido." Y yap, terminaban las historias con una explosión del planeta gay.


Ok, sigamos con las loqueras:


boceto

boceto

boceto

Ok, aquí finaliza lo más destacado de dos cuadernos... faltan algunas decenas más, pero como decía la tele; "esa... es otra historia."